jueves, 11 de mayo de 2017

MIENTRAS NOS DURE EL VEINTE: EL ROCK DE LA LITERATURA

Por Ixtlixochitl López
Ciudad de México (Aunam). El juego de luces anuncia el inicio del espectáculo: el morado pinta el escenario mientras algunos focos amarillos destellan de vez en cuando, permitiendo vislumbrar mejor los rostros de los personajes sobre la tarima. La pantalla del fondo se enciende y aparece una serie de imágenes con una fecha: 1973.


Juan Villoro se hace del micrófono y pasa de escritor a frontman. Su voz es el hilo conductor que aumenta o disminuye la gravedad del sonido; es el encargado de contarnos las historias perdidas en ciudades eternas que no duermen nunca; de mentar los lugares que no existen más, pero cuyo eco no ha dejado de sonar en el túnel del tiempo.

Su afición por el rock lo ha llevado a escribir los relatos que inspirarían a Diego Herrera, tecladista de Caifanes, a componer unas cuantas melodías con las que naciera Mientras nos dure el veinte, un espectáculo que se ha presentado a lo largo y ancho del país en ciudades como Tijuana, Mérida, Oaxaca, Pachuca, entre otras.

En cada una de estas presentaciones el proyecto se ha ido nutriendo, integrando textos de diversos autores pertenecientes a distintas regiones del país. La complicidad de la banda se nota en los textos; cada sonido y silencio se suman de mejor manera. La literatura y la música parecen haber alcanzado el mismo grado de sonoridad. El caso más representativo es el de Misa Fronteriza, un texto original de Luis Humberto Crosthwaite que retrata la realidad de los migrantes michoacanos y su relación con la frontera.

De pronto, las carcajadas estallan. Inesperadamente Donald Trump ha irrumpido en la escena con el copete rubio que tanto lo caracteriza. La máscara del magnate güero, ahora presidente, la porta un integrante del staff que entra y sale al momento, pero que da inicio a la misa. El ritmo de la batería ha cambiado, el compás del instrumento ya es distinto, el rock se ha guardado en la maleta, como los sueños de las personas que nacieron al oeste del país y viajan hacia el norte. El silencio del desierto lo sustituye la guitarra y lo ilumina la figura de un ídolo ranchero que se convirtió en mariachi de nombre José Alfredo.


Una ciudad del norte trata de ser explicada de manera precisa y preciosa, un taxista defeño describe a Chicago, Satélite y el Zócalo como sus puntos de comparación, de referencia. La ciudad solitaria sin bullicio ni caminatas domingueras lo hace sentir nostalgia. “¿De Chicago? ¡No! De México” Allá se vive diferente, apenas se sobrevive de la añoranza.

Esta ciudad, con sus calles amplísimas y a veces demasiado estrechas, es la plaza donde la vida de los ricos y los pobres sucede, donde los hijos de buena cuna quieren nuevos horizontes igual que los de la mala. Alfonso André, baterista de Caifanes, aspiraba a tocar, a raspar la realidad. Gracias a los discos de los Sex Pistols quiso convertirse en punk, mando al diablo los cuadernos pautados y las clases de guitarra y se buscó un alias que inspirará una expresión desencajada: “Phonsy Asshole”, el punk del Pedregal.

La capacidad del Villoro para transportarnos de un lugar a otro se completa con la intensidad de estos músicos experimentados. Los asistentes no ponen resistencia, ni siquiera se agarran al asiento para saltar de una ciudad a otra. El asombro sale de sus cuencas para plantarse en el escenario, manotean y muestran los dientes a la menor provocación, sudan sin darse cuenta. Recuerdan la época de los teléfonos de monedas, la dificultad para dejar atrás el tabú de la sexualidad, su primer contacto con la música a través de la radio, la misma que tuvo el autor de estos textos y que lo hizo desear, como a la mayoría, ser una estrella de rock. Lo ha conseguido.

Juan Villoro se encontró temprano con su pasión por las letras, lo que le hizo olvidar sus ganas de ser músico. Sin embargo, su afición por el rock no puedo ser abandonada nunca: la trasmuto en historias y las cuenta ahora, mientras cumple sus sueños detrás de un micrófono y frente a una banda improvisada de rock.

El veinte es parte esencial de cientos de expresiones mexicanas, se usan diariamente sin pensar de donde viene. Su origen se encuentra en las cabinas telefónicas que solían funcionar con una modesta moneda de veinte centavos, una cantidad aparentemente despreciable, pero que a veces puede ser la cantidad necesaria para completar una cifra tal vez perfecta. Estos músicos han usado esa moneda para hablar ante el público y hacer de la letra canción.


Segunda parte del texto Bookmark and Share

Leer más...

MEXICO SIN INSTRUMENTOS EN LA RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN: PABLO RUIZ

Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam). El gobierno mexicano se encuentra en desventaja en la inminente reestructuración del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a la falta de instrumentos de defensa de la economía arrastrada desde la instauración del modelo neoliberal en México.


En el foro universitario “Comercio Exterior”, el doctor Pablo Ruiz Nápoles, académico de la Facultad de Economía de la UNAM, expuso que la ausencia de un sistema proteccionista en México complicará el escenario de la renegociación del TLCAN con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

“No tenemos instrumentos con los cuales negociar. La gente que trabajaba antes en el sistema de protección (de la economía) ya no está. Los instrumentos que manejábamos antes en materia financiera, como los créditos blandos, el mismo topo de cambio, ya no existen. México deshizo su sistema proteccionista y Estados Unidos lo mantuvo”.

En el análisis hecho sobre los beneficios del TLCAN, Ruiz Nápoles señaló la generación de empleos como una de las áreas donde dichas ventajas son menores a las esperadas por la misma naturaleza de las economías neoliberales.

“Sí hubo un efecto favorable de empleo producido por las exportaciones (hacia Estados Unidos), pero fue contrarrestado por toda la gente que perdió su empleo (en México) por las importaciones. No hay incremento neto del empleo, sino que unos ganan y otros pierden”.

Sobre este tema Óscar León Islas, profesor de la misma facultad, subrayó la importación de bienes intermedios por parte de las empresas trasnacionales asentadas en México como un factor que desacelera la creación de más empleos.

“México tiene básicamente un modelo maquilador, con muy poco grado de contenido nacional, factor por el que no hay un arrastre con el resto de empresas locales. En ese sentido, el ritmo de crecimiento de las exportaciones no ha sido seguido por el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto nacional”.

De acuerdo con León Islas, por cada dólar de exportaciones mexicanas, solamente 30 centavos tienen que ver con componentes nacionales y el grueso de esa cantidad se destina a salarios.

Sobre el mismo tema, el académico tomó el déficit comercial anual de la economía –aproximadamente de 24 mil MDD–, como ejemplo de la falta de una mejora sustancial en el comercio de México.“Estamos donde empezamos. Esto quiere decir que los ingresos en divisas que obtenemos con el superávit exportador los gastamos en las importaciones y todavía quedamos a deber. En pocas palabras estamos en la misma situación, exactamente igual que cuando empezó el TLCAN”.

Como consecuencia, remarcó el catedrático, la distribución del ingreso en la población mexicana tampoco ha mejorado, “incluso está cada vez peor”, por lo que urgió a las autoridades correspondientes diseñar una solución integral a la desigualdad.

“Tenemos que replantearnos la situación de otra manera: si queremos ver hacia delante, tenemos que replantear el modelo de crecimiento desde sus bases y construir un nuevo aparato de desarrollo. Lo importante es reconstruir el aparato del Estado que nos servía antes”.

El evento formó parte de la serie de foros universitarios “la UNAM y los Desafíos de la Nación”, organizados por la máxima casa de estudios. Estas conferencias continuarán hasta el 30 de mayo próximo.

Bookmark and Share

Leer más...

lunes, 8 de mayo de 2017

PUMAS SE DESPIDE DEL TORNEO CON DERROTA

Por Gerardo Padilla
Ciudad de México (Aunam). Pumas y Puebla se enfrentaron en la última jornada del Torneo Clausura 2017, partido en el que ambos equipos llegaron sin posibilidades de acceder a la liguilla. El conjunto de la Franja consiguió la victoria por la mínima diferencia; el autor de la anotación fue Francisco Torres.


La primera ocasión de peligro llegó por parte del conjunto auriazul. Al minuto 12, Jesús Gallardo mandó un centro desde el sector izquierdo para Josecarlos Van Rankin, quien cabeceó, pero su remate fue hacia el lugar donde se ubicaba el guardameta del Puebla, Fabián Villaseñor.

La respuesta del conjunto camotero se presentó siete minutos más tarde. El exjugador de Pumas, Emilio Orrantia, recibió el esférico y desbordó por la banda derecha, dejó atrás a su marcador más cercano y disparó, pero el arquero universitario, Alfredo Saldívar, atajó el balón.

Los minutos posteriores de la primera parte se jugaron en media cancha, con ambos equipos buscando mantener la posesión del balón, pero sin generar peligro en el arco rival.

Apenas habían transcurrido unos segundos de la parte complementaria cuando el conjunto de Puebla se fue al frente en el marcador. Emilio Orrantia volvió a llegar por el sector derecho y centró el esférico para Francisco Torres, quien remató totalmente solo frente a la portería y mandó el balón a las redes.

Los del Pedregal se fueron al frente en la búsqueda de la anotación del empate. Al minuto 63, Jesús Gallardo llegó a línea final y retrasó el esférico para Javier Cortés; el 7 de los Universitarios disparó desde fuera del área, pero el balón se fue desviado de la portería. El partido continuó con los dos equipos buscando dominar la media cancha, lo que neutralizó las llegadas a las áreas rivales.

El partido culminó con victoria para los visitantes. Puebla quedó en la última posición de la tabla general con 16 unidades, mientras que los universitarios se ubicaron penúltimos con solo 18 puntos.

Bookmark and Share

Leer más...

RECURRIR A LA PARADIPLOMACIA, IMPORTANTE EN RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN

Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam). El gobierno de México debe dirigir sus esfuerzos a crear y mejorar los lazos comerciales con los estados de la Unión Americana con los que trabaja ante la amenaza latente de una salida de los Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).


En el ciclo de conferencias “¿Los primeros 100 días de Napoleón? Trump y la grandeza de América”, el doctor Roberto Zepeda Martínez, miembro del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, subrayó la necesidad de recurrir a la paradiplomacia y seguir el ejemplo del gobierno canadiense.

“México y Canadá pueden visitar a los estados más importantes (de Estados Unidos) como ya lo está haciendo (Justin) Trudeau y algunos premiers de las provincias de Canadá para resaltar las ventajas (de mantenerse en el TLCAN)”.

De acuerdo con Zepeda, en la actualidad México se ubica como el principal socio comercial de cuatro estados de la Unión Americana, el segundo socio más importante para otros 25 y el tercero para cuatro entidades más, por lo que estos datos deben ser tomados en cuenta por Estados Unidos en la futura renegociación del TLCAN.

Según datos del Woodrow Wilson Center, el TLCAN genera en Estados Unidos alrededor de 14 millones de empleos, siendo cinco de ellos creados por el comercio con México.

Sobre el mismo tema la maestra Consuelo Dávila Pérez, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, agregó que la salida de Estados Unidos del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TTP, por sus siglas en inglés), significó un duro golpe para México debido al esfuerzo y tiempo dedicados por el gobierno mexicano para poner en marcha dicho acuerdo.

La universitaria resaltó también que el TPP representaba una actualización favorable de algunos temas dejados fuera originalmente del TLCAN, como patentes, comercio electrónico, cláusulas ambientales y laborales.

Preocupante que Estados Unidos vuelva a visión unilateral de la migración

Dávila Pérez alertó sobre la falta de cooperación del gobierno estadounidense para trabajar en el tema migratorio, una posición que “ha generado miedo, incertidumbre y donde se muestra que Estados Unidos vuelve a una visión unilateral del problema”.

La académica mencionó que a pesar de los beneficios reportados a diferentes áreas de la economía estadounidense, las autoridades de ese país, lideradas por un Donald Trump con un discurso marcadamente antiinmigrante, no reconocen la necesidad de la mano de obra de otros países.

Dávila Pérez también remarcó que la ausencia de colaboración puede trasladarse a otras áreas de trabajo binacional, como lo es el combate al narcotráfico.

“En Estados Unidos no se reconoce que también hay un trafico de estupefacientes, corrupción y un alto número de consumidores. Entonces volvemos otra vez a la visión unilateral del problema que no ayuda a darle una solución”.

Bookmark and Share

Leer más...

domingo, 7 de mayo de 2017

MUERTE EN CIUDAD UNIVERSITARIA: MOTIVO DE DEBATE Y REFLEXIÓN

Por Liliana Quiroz Zavala
Ciudad de México (Aunam). Llegó la una de la tarde y comenzó la asamblea. Pocos fueron los que asistieron a la explanada baja frente al auditorio Ricardo Flores Magón, apenas 150 estudiantes de los más de 10 mil que conforman la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Los presentes, con sus mochilas al hombro, se sentaron en las escaleras, en los alrededores de la calurosa plaza estudiantil. Unos estaban dispersos, otros muy atentos a las voces que tomaban el micrófono.


“Fue un feminicidio y está enmarcado en la violencia que hoy azota el país” dijo indignada una joven proveniente del Instituto de Humanidades. “Hay que demandarle a nuestras autoridades universitarias que nos cuiden, que hagan su trabajo” fue otro reclamo. “Entre nosotros hay que cuidarnos compañeros, ya sabemos que no podemos depender de la autoridad” le contestó un joven de movilidad proveniente de Nuevo León. “Hay que marchar, mañana todos a marchar contra la violencia”.

En la asamblea el ambiente era de confusión e indignación por el hallazgo del cuerpo sin vida de Lesby, una joven de 22 años encontrada alrededor de las 7 pm entre la Facultad de Química y el Instituto de Ingeniería el miércoles 3 de mayo. La violencia alcanzó a Ciudad Universitaria o como lo calificó otra compañera, “se expresó bestialmente”. Esa violencia que ya rebasa por mucho los 300 mil muertos y 40 mil desaparecidos en México; una guerra que como califican periodistas como Carlos Fazio, “es amoral y alegal, propia de una democracia criminal y mafiosa”.

Una guerra de la que hablaron en la asamblea apenas una centena de estudiantes en Ciudad Universitaria, un ciento que se sumó a la protesta de todas esas voces indignadas por esta crisis de odio, inseguridad y violencia que ha desangrado al país desde el gobierno de Calderón y se ha incrementado durante la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Así discutieron los jóvenes sobre el estado y las perspectivas de la seguridad pública que como reconoce el reclamo callejero, la movilización organizada, la opinión pública, la academia, organismos de derechos humanos, entre otros han sido incapaces de garantizar el libre ejercicio de los derechos más elementales de la población.

La convocatoria de marchar hacia el zócalo se acordó por consenso. Poco a poco fue finalizando el espacio de información y debate construido por aquellos que se solidarizaron con una muerte más en el país Acabó la asamblea, pero quedaron los ecos del hartazgo, del miedo y el hondo silencio de la muerte.

Bookmark and Share

Leer más...

LOS QUE SE OCULTAN

Por Liliana Quiroz Zavala
Ciudad de México (Aunam). La plaza Perisur se yergue imponente desde sus mil novecientos ochenta metros de altura constituyendo uno de los centros comerciales más importantes del país. Liverpool, Sears y El Palacio de Hierro se aglomeran para aparentar una enorme caja de cristal en donde son posibles los sueños. A las once de la mañana, las puertas eléctricas de vidrio templado reciben a los exitosos, a los elegantes. Por los pasillos andan los que pueden comprarlo todo y los que se conforman sólo con ver detrás de los aparadores.


Los compradores hablan el lenguaje del dinero: “mamá, éstos están de oferta” asegura una adolescente que busca entre los jeans unos de su talla; “¿y si vamos a ir por mi reloj swatch? reclama un niño pequeño de cabellos rojos; “Alberto me dijo que hoy en L’Occitane había descuentos”, advierte una mujer a otra. El ambiente se ha transformado en los almacenes, la moneda es la conversación. Aún con los pasillos luminosos, la excitación por el consumo enturbia la visión y la realidad de los que trabajan ahí se oculta tramposamente.

Una barrera de piedras volcánicas que adorna el estacionamiento de la plaza dibuja otra entrada: la pendiente por la que pasan los trabajadores de Perisur. Un túnel ancho, que poco a poco se oscurece, deviene en una bodega húmeda y fría donde los sonidos del exterior se resguardan y se simulan puertas entre las paredes desgastadas. La zona de descarga número cuatro es la ruta de acceso de los que sostienen la mole gigantesca de placeres deliciosos, glamour y status.

Pasan por ahí los uniformados identificados con gafetes: intendentes, basureros, cocineros, cargadores. A los que dicen “estoy para servirle” les corresponde otra forma de entrar y salir. La casa de cristal los divide, haciéndolos invisibles. Es casi imposible verlos en medio de tantas distracciones. Los almacenes y las marcas se apoderan del espacio, transformando las caras humanas que recorren los pasillos en ojos cegados por las cosas. Inconsciente, la indeferencia se apodera de su andar y la historia de los que trabajan ahí queda escondida.

Sin embargo, ahí están ellos. Llegaron antes que los otros. Entraron por la puerta oscura para dejarlo todo listo antes de las once de la mañana. Descargan, limpian, ordenan, barren, trapean, acomodan. Su condición no les permite ir con la mirada distraída: tienen las caras bajas y en su actitud hay resignación y disciplina.

Los trabajadores de las tiendas juegan un papel distinto: tuestan el café, hacen el pan, acomodan los zapatos, planchan la ropa, friegan los pisos, controlan la seguridad, recogen la basura, obedecen órdenes, producen, ríen y callan.

Los compradores pueden y merecen todo mientras las manos invisibles hacen su trabajo. Para ellos no sirven los descuentos, las ofertas, los miles de artículos claves para la felicidad. Producen las cosas que otros disfrutan, pero no merecen todo lo exhibido en los aparadores.

“Sin los trabajadores no existirían los ferrocarriles, los automóviles, los coches. Nada de lo que es útil al hombre existiría sin los trabajadores” dijo alguna vez el luchador social yucateco Felipe Carrillo Puerto. En sus palabras había un intento de reconocimiento desesperado para los que llevan a cuestas la riqueza humana. En la caja de cristal, hay un fragmento de esa historia que tímidamente se oculta entre las sombras.

Bookmark and Share

Leer más...