miércoles, 14 de diciembre de 2016

PUNK: ENTRE LO RIDÍCULO Y LO TRASCENDENTE

  • Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo llega al Chopo
  • Forma parte de las celebraciones por el 40 aniversario del movimiento
Por Ximena Navarro Esquivel
Ciudad de México (Aunam). A 40 años de distancia, el punk es celebrado por el gobierno británico, acogido en museos de arte y retomado como inspiración para desfiles de alta costura en París. Pero en los ’70, el punk era sinónimo de insolencia y rebeldía. O en términos más prácticos: una contundente respuesta ante las promesas incumplidas del movimiento hippie de la década anterior.


El Museo Universitario del Chopo aborda esa relación dialéctica en la retrospectiva: Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo, organizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la embajada de España en México, la Ciudad de México, entre otros. La misma busca servir de homenaje a una ideología que marcó, por lo menos, a Occidente de manera definitiva, y, al mismo tiempo, expresar que el punk sigue ahí; aunque esté validado por las instituciones que busca o buscó ridiculizar.

El inicio de la exhibición está compuesto por vídeos que dan cuenta de los ‘happenings’ y filmes que llevan al punk más allá de sus conductos más identificables: la música o la indumentaria. Dichos cortometrajes contienen imágenes fuertes; por tanto, se aconseja discreción al ingresar a la sala.

La violencia y obscenidad están presentes a lo largo de todo el recorrido. Los curadores explican que el motivo es que el punk tuvo como fin “atacar iconos sociales por medio del ridículo, la burla, la provocación”. Por ello, imágenes de niños actuando como adictos o una decena de jóvenes perforándose a sí mismos resultan más que elementales para entender este modo de vida.

En la segunda parte, existen muestras de cómo el punk perdura al día de hoy: colectivos como Guerrilla Girls con sus imágenes satíricas o vídeos protagonizados por asistentes de inteligencia virtual. Es en esta parte donde el visitante descubre que el feminismo va de la mano con el punk al desafiar lo establecido por la sociedad, en este caso, patriarcal.


Los roles de género y el género mismo componen una de las preocupaciones del punk y del anarquismo (otro movimiento asociado al primero); por tal motivo, los espectadores pueden observar una reinterpretación del film Naranja Mecánica de Stanley Kubrick. En ella, los protagonistas son ‘drag queens’, en lugar de los espigados jóvenes británicos de la versión original.

La tercera parte de la exposición es donde la frontera entre lo reflexivo y ridículo comienza a difuminarse y, por ello, plantea fuertes cuestionamientos a quien observa. Un vídeo de una mujer quien orina en la calle de pie a modo de protesta de los roles de género establecidos; un montón de almohadas y ropa de cama adornados con pedazos de pósters de un film familiar y al menos 20 estéreos de auto robados por un par de artistas, ponen a meditar al visitante sobre lo qué es arte y lo que no.

Los curadores argumentan de forma precisa cuáles son los elementos que hacen de la obra una pieza de arte; sin embargo, es difícil encontrar valor artístico en un letrero perforado por balas o en estéreos extraídos de forma ilegal de automóviles ajenos. La transgresión podrá acercar al punk a estos actos, pero, ¿al mundo del arte?

Y es así como el espectador deja el museo, bajo un fuerte debate interno: ¿se puede aprender a ser punk? ¿Qué tan fiel a los ideales originales del movimiento es aprender sobre éste en un espacio hecho por el sistema del que tanto renegaron millones de jóvenes alrededor del mundo enfundados en estrafalarias crestas y púas de metal? Quizá la respuesta se encuentre en alguna canción de The Clash o de the Sex Pistols.

Museo Universitario del Chopo, Dr. Enrique González Martínez No. 10, colonia Santa María la Ribera. Lunes y martes cerrado. De miércoles a domingo abierto de las 11 a las 19 hrs. Entrada general 30 pesos. Estudiantes e INAPAM 15 pesos. Miércoles entrada libre.

Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo estará en exhibición hasta marzo del próximo año.





Bookmark and Share

Leer más...

EL TORO QUE JUEGA ENTRE MULETAS

Por Diego Mancera Delgado
Fotografía: Christian Palma
Ciudad de México (Aunam) Daniel García baila con un balón entre los autos. Toma el esférico, lo domina con la pierna derecha y lo pasa entre los bastones que le ayudan a sostenerse. En menos de 60 segundos debe ser un malabarista, cargar el balón debajo de su camiseta y pedir una moneda en indistintos semáforos de la Ciudad de México. Ese es su trabajo. Es uno de los futbolistas amputados del equipo Guerreros Aztecas y tiene 26 años.


Él perdió la extremidad zurda por culpa de una bestia. En 2010 saltó al ruedo en una feria en Santa María Sola de Vega, un municipio de Oaxaca. Con un par de mezcales encima buscó encararse con un toro, pero lo único que encontró fue la furia de este que le pasó por encima. Le destrozó la pierna izquierda y se la amputaron. “Antes mi pasión eran las corridas de toros, los caballos, el futbol no tanto”, dice el hombre que sostiene todo su peso en la pierna derecha, esa que le sirve para anotar golazos.

“Enfrenté problemas en mi pueblo. Era la única persona sin un pie, me sentí muy solo, me deprimí. Mi mamá me apoyaba, pero ella ya no podía trabajar, yo era el hombre de la casa. Era más complicado. Muchas personas me decían que me fuera para México, a la ciudad de Oaxaca, aunque sea a pedir una moneda”, comenta Daniel mientras toma un respiro en el entrenamiento de Guerreros Aztecas, uno de los 11 equipos de la liga mexicana de futbol para amputados.

A Daniel le conocen en su pueblo como el Tarrito, por su complexión: un hombre que no supera el metro 65 centímetros de estatura y que tiene una prominente barriga. Tiene la tez tostada y una sonrisa que se traza cada vez que recuerda algo de su pasado. Antes de sufrir la amputación era campesino, cultivaba maíz y frijoles; también tenía novia, pero después del accidente perdió la capacidad para trabajar normalmente y a su pareja. Eso lo llevó a un prolongado viaje hacia el alcoholismo.

Hasta que compró un celular usado. Ahí conoció a su actual pareja, Carmen. “Fue algo chistoso. Yo tenía un teléfono de mi sobrina y resultó que había vendido el celular. Así nos conocimos: por medio del What’s. Era la curiosidad de por qué me contestaba un hombre”, relata Carmen, oriunda de la capital oaxaqueña, quien ve a lo lejos a su novio que practica tiros libres.

Tienen un año de vivir juntos. Se conocieron el 13 de septiembre de 2015. Acordaron encontrarse a kilómetros de distancia, en la Ciudad de México. Ella había encontrado trabajo como personal de limpieza en casas ajenas y lo invitó a la capital. Su primer punto de reunión fue en la estación Pantitlán del Metro. “Eran unos nervios terribles porque pensaba que yo le iba a poner una trampa. Como que los dos estábamos con miedo. Soy mayor que él, tengo 38 años. Al principio no quiso decirme porque tenía miedo de que lo rechazara”, cuenta Carmen, quien viste unas mallas deportivas y una bufanda color rosa. Graba y toma fotografías a Daniel.

“¡Órale, pinche Toro! Clávala en el ángulo si muy chingón!”, le grita Jorge Morales, uno de sus compañeros de Guerreros Aztecas. Daniel le pega y manda el balón a un lado. El equipo de futbolistas amputados entrena en una cancha de pasto sintético a un costado de la Cámara de Diputados. Los entrenamientos del club son cada martes y jueves. Daniel es puntual y no falta a ninguno.

Después de conocer a Carmen, Daniel empezó a vender paletas en los cruces peatonales hasta que, un día en el aeropuerto, se encontró con Víctor Bonilla, uno de los primeros integrantes del equipo de amputados y ahí le convenció para jugar futbol. “Conocí al entrenador [Ernesto Lino], me dio la oportunidad de quedarme. Me dijeron ‘bienvenido, eres parte del equipo’. Ahorita soy el medio, ya empecé a ganar la titularidad”, recuerda Daniel.

Pero el oaxaqueño no encontraba un trabajo estable. Víctor Bonilla lo invitó a ir a ciertos cruces peatonales para trabajar como acróbatas del balón. Los semáforos donde trabajan varían, algunas veces están por la estación Puebla del Metro y otras veces por Tlatelolco. A Daniel le gustó la idea. “Si nos ponemos una hora sacamos 200 pesos. Hay ocasiones en que he juntado 800 en unas cuatro horas”, detalla.

Los principales problemas que enfrenta Daniel García son la apatía de los conductores y su agresividad. “No respetan los semáforos”, comenta. También debe procurar no perder el equilibrio o terminará sobre el asfalto. Caerse no es un problema, tampoco levantarse, lo que sí lo es el balón que puede terminar pinchado o que los bastones terminen doblados. Cuando está con sus compañeros Jorge y Víctor hacen una serie de piruetas en cada parada. En ocasiones, Carmen acompaña a Tarrito a trabajar: él se pone a jugar con el balón y ella baila con un aro de hula-hula.

El dinero recolectado les sirve para comer dos veces en el día: desayuno y comida. También les permite rentar un departamento por Santo Domingo, en la delegación Coyoacán. Pagan mil 500 pesos al mes por un departamento con dos recámaras, ellos son felices. Para ir a trabajar utiliza el Sistema de Transporte Colectivo Metro y también los peseros. “Hay peseros que no le hacen la parada a uno. Piensan que por la capacidad que tengo voy a tardar mucho en subir o no trae dinero. Hay camiones en los que se baja el chofer para ayudarte”, comenta mientras se toca una cicatriz a un costado de su cabeza, también fue ocasionada por el toro.

“Mi meta es armar un equipo de amputados en Oaxaca”, cuenta. Pero sabe que para ello requiere de una gran inversión que, en estos momentos, carece. Daniel se siente agradecido con las personas que ha conocido a través del futbol. Aprecia las veces que los vendedores de zapatos le regalan un tenis derecho. El que trae, en una tarde de noviembre de 2016, es de un verde chillante.

Daniel se ha acostumbrado a caminar sin usar una prótesis. Todo lo hace gracias a sus muletas. Cada paso es un salto, en el que la rodilla derecha concentra todo el peso del hombre. Cuando quiere correr debe pegar algunos saltos. Y si quiere pegarle debe colocar bien firmes los bastones, balancearse y chutar. Dentro de la cancha, no hay nadie más feliz que Daniel, el toro que ha hecho del futbol su modo de vida.








Bookmark and Share

Leer más...

LA CINETECA CELEBRA A KUBRICK

  • Una exposición y ciclo de conferencias, entre las actividades
  • La Cineteca se anticipa a tumultos
Por Ximena Navarro Esquivel
Ciudad de México (Aunam). La Cineteca Nacional recibe en este mes a uno de los cineastas más aclamados y estudiados de la historia: Stanley Kubrick. A partir de diciembre y hasta mayo del 2017, el recinto de la colonia Xoco ofrecerá un sinnúmero de actividades para los admiradores del director estadounidense. Una extensa exposición, un curso o una retrospectiva forman parte del abanico de celebraciones que componen un homenaje a uno de los artistas más influyentes del siglo XX.


Stanley Kubrick, la exposición es una muestra conformada por 900 artículos, entre los que destacan utilería de cintas como Naranja Mecánica o 2001: Odisea del espacio a documentos y fotografías. Dicha exhibición ha dado la vuelta al mundo: de Frankfurt a Zúrich, Los Ángeles a Monterrey; Stanley Kubrick, la exposición ha fascinado a miles alrededor del mundo. La Cineteca, previniendo esto, decidió ofrecer acceso por medio de la preventa electrónica, así como segmentar las visitas por horarios predeterminados.

En la página web http://stanleykubrick.cinetecanacional.net/ se podrán encontrar los horarios de acceso, así como adquirir los boletos con antelación. El recinto advierte que el ingreso está restringido a 150 personas cada hora y que el recorrido dura dos horas. Los pases también están disponibles en las taquillas de la Cineteca.

Por otro lado, el recinto preparó también una retrospectiva fílmica acerca de la obra del cineasta. Del 2 al 18 de diciembre los visitantes podrán admirar la filmografía completa de Kubrick, la cual incluye 16 largometrajes y tres cortometrajes. Al igual que en la exhibición, los boletos para las funciones están disponibles en taquillas y vía internet. Se recomienda adquirirlos con anticipación debido a la gran demanda.

A partir del 17 de enero y hasta el 23 de mayo del 2017, la Cineteca ofrecerá una serie de conferencias cuyo objetivo principal es reflexionar entorno a las cintas del director estadounidense desde distintas perspectivas académicas como la semiología, historia o filosofía. Cada charla tendrá lugar los martes a las 18 horas en la sala cuatro. La entrada es libre, aunque se deberá solicitar acceso en la taquilla cinco.

Finalmente, la Cineteca ofrece un curso impartido por Juan Arturo Brennan, ganador de un Premio Ariel y una Diosa de Plata. El mismo será impartido del 4 de febrero al 29 de abril y tiene como meta comprender la obra de Kubrick. Para mayores informes se recomienda acudir al Departamento de Extensión Académica de la Cineteca Nacional.

Asimismo, el sitio web anuncia un simposio organizado por Consejo Británico en México. Información sobre el evento estará disponible en febrero próximo.

Cineteca Nacional avenida México, Coyoacán 389, colonia Xoco, Ciudad de México.





Bookmark and Share

Leer más...

GESTORES DE LA UNAM BUSCAN DAR DIFUSIÓN A SU CARRERA

  • Estudiantes de las sedes de León, Mérida y la Ciudad de México, se reúnen para compartir sus proyectos
  • “Quería conocer CU, la perspectiva de los compañeros y la dinámica de la ciudad de México”, expresó Juan Manuel
  • Se ha logrado apoyarlos con algunos viáticos, aunque falta más apoyo
Por Bety Aracely Piche Delgado
Ciudad de México (Aunam). Con el fin de dar a conocer y difundir la Licenciatura en Desarrollo y Gestión Interculturales (LDyGI) de la UNAM, los alumnos de esta carrera con sede en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), León y Mérida; realizaron el Tercer Coloquio de Desarrollo y Gestión Interculturales en el salón de Actos de la FFyL, los días 8, 9 y 10 de noviembre.

Estudiantes de la sedes de Mérida, León y la Ciudad de México comparten sus proyectos.  Foto: Martha Vázquez. 

Sandra Lucía Sánchez, coordinadora de la licenciatura inauguró el evento. Ella dio la bienvenida al público presente, resaltó que fue un proyecto organizado desde hace tres años por la comunidad estudiantil de las diferentes sedes, y año con año se ha llevado a cabo, sólo que en esta ocasión, dicho recinto educativo tuvo el privilegio de ser la sede.

Dolores González, licenciada en Economía, directora de Servicios y Asesoría para la Paz (SERAPAZ) y especialista en el tema de mediación social, inició con la primera mesa en la cual expuso el tema de la pertinencia social ligado a algunas experiencias que ha vivido en algunos contextos violentos dentro de nuestro país. Ella definió la mediación como “la actividad o acción de un tercero para que personas que han aceptado libremente la presencia de un mediador, alcancen una nueva relación”.

González apuntó que los conflictos son provocados por problemas y necesidades de la sociedad, por lo cual, pasan a ser conflictos sociales. SERAPAZ, ha sido solicitada para apoyar en un principio la defensa de los derechos humanos y se ha enfocado en problemas como la Sección 22 en el Estado de Oaxaca, como la renuncia del gobernador en el 2006 y el caso de Nochixtlán; de igual manera en los casos de los normalistas de Ayotzinapa en Guerrero.

Susana López Gálvez, alumna de la sexta generación del área de mediación de la licenciatura con sede en la Facultad, habló sobre el papel del arte comunitario en los procesos de mediación y transformación, señaló que el gestor debe ser sólo un facilitador. Resaltó el origen del término “arte comunitario”, el cual surge en los países de habla inglesa con ejemplos como el feminismo y el ecologismo.

Juan Manuel Medina, alumno de la LDyGI del Centro Peninsular de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNAM, sede Mérida, presentó el tema de la discriminación hacía las mujeres comerciantes mayas del pueblo de Kanazín, el cual se encuentra a 20 minutos de la Ciudad de Mérida, quien dijo que llegar a este coloquio, fue posible gracias a una convocatoria que la coordinación lanzó y ganó con su tema.

Reveló que quería conocer la Ciudad Universitaria de la UNAM, saber qué temas estudiaban, su perspectiva así como la dinámica de la Ciudad de México, que es muy diferente a Mérida, por ello, por ello, interactuar conllevaba siete días más en la ciudad, más los tres que estaría en el coloquio.

En entrevista con Eunice Hernández, pasante de la LDyGI y una de las fundadoras de este coloquio, dijo que se busca abrir espacios de difusión a la licenciatura ya que al tener sólo diez años se conoce muy poco sobre ella. Así también, buscan convivir con los compañeros y conocer los proyectos que tienen en marcha las sedes de León y de Mérida. Afortunadamente, lograron que la coordinación los ayudara con viáticos para ponentes de otras sedes. Indicó que aún falta mucho por hacer, pues no quieren que este proyecto se quedé en la intemperie.

Durante el coloquio, los estudiantes de dicha licenciatura fueron los más interesados en los temas que los ponentes expusieron, pues también revelaron que se aprende mucho de estas actividades, ya que la teoría y el conocimiento que adquieren, los ponen en práctica en estos espacios.







Bookmark and Share

Leer más...