miércoles, 22 de junio de 2016

DESIGUALDAD Y VIOLENCIA CONTRA EL LIDERAZGO DE MUJERES INDÍGENAS

  • Mirna Cunningham: En América Latina se aplica un modelo colonial, extractivista, con sus propias leyes
  • Guadalupe Martínez: Necesaria la articulación y comunicación para visibilizar trabajo de mujeres indígenas
Por Remedios Pastén Rosales
Ciudad de México (Aunam). Para Mirna Cunningham “es complejo hablar sobre el tipo de liderazgo que se requiere de las mujeres indígenas en la coyuntura actual”, debido a que América Latina ha sido calificada por diversos organismos internacionales como como la región más desigual del mundo. Si bien se puede hablar de un crecimiento económico, éste se debe “a la aplicación de un modelo de industrias extractivas que ha impactado enormemente la vida y dignidad de los pueblos indígenas” que durante los próximos diez años enfrentarán mucha incertidumbre.


Cunningham, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, afirmó que el 40 por ciento de los territorios indígenas de la región están concesionados a las industrias extractivas, ahí prevalece la violencia, y las estadísticas de muertes que no se comparan con los países en guerra. Desigualdad y la violencia, sólo se explican por “la aplicación de un modelo resultado de la Colonia”, el cual no ha variado en el continente, son sus mismas leyes, la misma justificación de las Leyes de Indias. “Este es el contexto en el que ustedes trabajan y tienen que regresar a seguir ejerciendo su liderazgo”, les dijo a las asistentes al VII Diplomado Intercultural para fortalecer el liderazgo de mujeres indígenas 2016, durante su inauguración.

Prioridades de las mujeres indígenas


Para Mirna Cunningham, como parte de la Cátedra Indígena Itinerante de la Universidad Indígena Intercultural, una de las prioridades de las mujeres indígenas en la región es la aplicación de las estrategias de lucha contra los distintos tipos de violencia; identificar cuáles son las tácticas para combatir “la violencia ecológica, espiritual, económica, militar”, no sólo en los hogares o comunidades por usos y costumbres, pues el “abanico para clasificar violencia se ha ampliado”, por ello, hay que trabajar en esas estrategias.

Otra prioridad es reducir la brecha entre los derechos reconocidos y los derechos ejercidos. La directora del Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas, de Nicaragua, agregó que aun cuando 19 países han modificado su Constitución, y han reconocido más derechos incluso, que los no indígenas, existe un enorme hueco entre los derechos reconocidos y su práctica. Por ello, “se requiere de un liderazgo capaz de definir estrategias”, de utilizar los instrumentos y espacios del ámbito regional e internacional para la protección y defensa de los derechos humanos, sobre todo ante la crisis que enfrenta actualmente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

También es un desafío para las mujeres indígenas del continente los derechos sexuales y reproductivos, ante las tasas más altas de embarazos en adolescentes y la mortalidad materna que sobrepasan no sólo la media de algunos países de África, y que muchas veces representa una tortura por la que tienen que pasar mujeres embarazadas. Es necesario, dijo, “desarrollar la capacidad de análisis y de respuesta a la intersección de las distintas formas de opresión de la mujer que promueva políticas públicas específicas para esas situaciones”.

Un nuevo paradigma de desarrollo humano, propio de los pueblos indígenas

Cunningham consideró que las prioridades expuestas deben ser abordadas bajo “la promoción de un nuevo paradigma de desarrollo humano”, que puede ser “el buen vivir, o el nombre que le pongamos al modelo de desarrollo propio de los pueblos indígenas”. El ejercicio del liderazgo de las mujeres indígenas en el mundo y en la región enfrena un gran reto: “lograr que dicho concepto de desarrollo primero sea comprendido y luego introducirlo en las políticas públicas, en momentos difíciles donde el desarrollo sostenible e industrias extractivas es complicado pues prevalece un modelo no sostenible”.

Ante este panorama, la doctora Honoris Causa por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México consideró que la necesidad de lograr articularse a través del Diplomado Intercultural para fortalecer el liderazgo de mujeres indígenas que contará con ejes temáticos como: espiritualidad, conocimientos, tradiciones y buen vivir; derechos humanos y derechos de las mujeres indígenas; movimientos sociales, mujeres indígenas y participación política; y, saberes, interculturalidad, arte y mujeres indígenas.

El curso busca primordialmente el empoderamiento de las mujeres para que al final, “regresen orgullosas de quienes son, de su identidad, de practicar su espiritualidad, de su cultura y a partir de ese empoderamiento individual, puedan realmente articularse con todos los distintos actores que promueven agendas positivas en sus países y comunidades”, y de esta forma “continuar cambiando el paradigma de desarrollo, para seguir luchando realmente por la dignidad de todos: mujeres, hombres, jóvenes, adultos, indígenas, y no indígenas”.

Un Diplomado de caminos y experiencias fuertes


Para Guadalupe Martínez, subcoordinadora de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, esta séptima emisión del Diplomado Intercultural para fortalecer el liderazgo de mujeres indígenas hoy hace posible cumplir con la “capacitación y fortalecimiento de 188 mujeres indígenas”. La experiencia del Diplomado ha sido de buena práctica reconocida en foros internacionales, tanto por su existencia, permanencia y naturaleza; lo cual ha permitido compartir prácticas indígenas, ser parte de la solución de los problemas, hermanarse.

Guadalupe Martínez reconoce que Iniciar el diplomado no fue fácil, ha sido un camino de experiencias muy fuertes, donde se han aportado otras dimensiones de trabajo para que se traduzcan en políticas públicas que se puedan evaluar; y resaltó que este es el problema, “la falta de políticas públicas, donde está ausente la participación de mujeres indígenas”. Por ello, exigió estar en la realización de proyectos, pues comentó que, “las mujeres indígenas que estamos en un programa no queremos que nos regalen nada, queremos estar en su diseño para aportar desde nuestra práctica, desde nuestra visión”.

Resaltó las aportaciones de los grupos de trabajo de otras emisiones del Diplomado, como el Informe presentado Tierra y Territorialidad en el Foro permanente de los Pueblos, con asesoría de Otilia Lux de Coti del Fondo Internacional de Mujeres Indígenas, que participa como docente en la VII emisión. Asimismo, señalo que “si no nos articulamos y comunicamos, vamos a estar aisladas y el trabajo no se va a visibilizar, a reconocer”.

Liderazgo de mujeres indígenas hacia un mayor fortalecimiento

Al VII Diplomado Intercultural para fortalecer el liderazgo de mujeres indígenas asisten treinta y ocho mujeres: 23 son mexicanas y 15 de diversos países del continente como Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú. Las asistentes extranjeras hablan idiomas como el Kuna, maya kaqchikel, miskítu, wounaan, aymara, rapanui, nahua pipil, wayuu, kankuamo, guaraní y quechua. Sus edades oscilan entre los 21 y 56 años; 6 son casadas, 7 solteras y dos divorciadas; 6 tienen licenciaturas, 1 maestría, 1 estudios técnicos, 2 bachillerato, 1 secundaria, 1 primaria y 1 es estudiante.

Las mujeres indígenas mexicanas son de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí y Veracruz. Son hablantes de lengua mazahua, nahua, tzeltal, cho’l, triqui, maya, otomí, maya tojolabal, mixtecas, zapotecas y afrodescendientes. Sus edades varían de entre 24 y 58 años, en su mayoría son de entre 25 y 40 años; 14 cuentan con licenciatura, 3 con maestría, 1 con bachillerato, 3 con secundaria, una con estudios técnicos y otra es estudiante. Hay 16 solteras, cinco son casadas, una es divorciada y otra vive en unión libre. En sus profesiones prevalece la licenciatura en derecho en cinco participantes y en dos maestras en esa rama; otras carreras son comunicación, trabajo social, mercadotecnia, ingeniería agrónoma, Diversidad Cultural, y Estudios Latinoamericanos.

Todas ellas tienen algo en común, son líderes en sus comunidades, fueron elegidas bajo un riguroso proceso de selección donde su vínculo con la comunidad fue determinante, así como su participación en diversas organizaciones defensoras de derechos. Cada una tiene una propuesta de incidencia para su lugar de origen, desde el impulso de talleres, fortalecimiento de la organización de mujeres, generación de mayor participación de jóvenes, incidir en políticas públicas, rescatar la lengua, generar proyectos de comunicación, erradicar discriminación y promover la defensa de los derechos humanos en diversas áreas.

El Diplomado se desarrollará del 19 de junio al 2 de julio de 2016 en la “Quinta Soledad”, ubicada en Moneda 15, colonia Centro de Tlalpan. El evento fue inaugurado por el Dr. Domingo Alberto Vital Díaz, Coordinador de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); también estuvo presente el etnólogo José Del Val Blanco, Director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) de la UNAM; e Ismerai Betanzos, Directora de Derechos Indígenas de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas; la moderación estuvo a cargo de la maestra Evangelina Mendizábal García, coordinadora docente del PUIC.





Bookmark and Share

Leer más...

MÉXICO SE UNE A LA CELEBRACIÓN MUNDIAL DE RADIOHEAD

  • El grupo británico lanzó su más reciente álbum en un evento exclusivo
  • La tienda Discoteca fue la sede del ‘streaming’ en la CDMX
  • “La desorganización define al evento”: asistentes
Por Ximena Navarro Esquivel
Ciudad de México (Aunam). Alrededor de 80 personas se dieron cita en la colonia Roma de la Ciudad de México para celebrar el lanzamiento del más reciente álbum de Radiohead, A Moon Shaped Pool. Discoteca fue la única tienda de discos autorizada en México para transmitir vía ‘streaming’ la fiesta planeada por la agrupación inglesa.


“A mí me pareció un evento muy desorganizado” señaló Ana, una de las presentes, respecto a la fiesta anunciada por redes sociales. Celebración que tuvo cambios constantes de ubicación y horarios. “Ya estoy harto. Anuncian un lugar, luego lo quitan de la página oficial y ponen éste (el evento de la colonia Roma) del cual no dan nada de información en internet” coincidió Augusto, otro asistente de la fiesta de lanzamiento.

De acuerdo a la página oficial del evento, Radiohead y su disquera, XL Recordings invitaban al público en general a participar en la escucha de material exclusivo, playlists elaborados por los miembros del grupo, así como concursos donde se ofertarían souvenirs exclusivos de la banda. Todo bajo el techo de selectas tiendas de discos independientes ubicadas en 28 países como Estados Unidos, Islandia, Sudáfrica y México.

Sin embargo, el ingreso a la exclusiva fiesta fue obtenido a través de un concurso organizado por la estación de radio Reactor 105.7 FM. O por medio de un registro previo un día antes vía e mail.

Sólo 80 personas obtuvieron el pase a la reunión con sede en Zacatecas número 43, colonia Roma Norte. La cita era a las 10 AM, pero el ingreso comenzó media hora después.


Cabe destacar que entre las actividades programadas por el grupo, se encontraba un concierto de no más 40 minutos de duración; pero según fuentes de Discoteca, éste fue cancelado de último momento. Lo anterior provocó el atraso y descontrol de la agenda del festejo, agregaron.

“Pedimos una disculpa, pero vamos transmitiendo la música conforme nos llega de Inglaterra” señaló al aire la gerente de Reactor 105.7, Romina Pons.

Pese a los fallos, la celebración de lanzamiento de A Moon Shaped Pool incluyó la escucha de música programada por el bajista Colin Greenwood, el guitarrista Ed O’Brien y el vocalista Thom Yorke. Asimismo, los asistentes pudieron disfrutar de una grabación de alta calidad de uno de los conciertos más recientes de Radiohead.

Paralelo a ello, la gente podía adquirir el noveno álbum del grupo, A Moon Shaped Pool en formato CD por $150 pesos o en vinil por $500, precios especiales, según la distribuidora del mismo, Casete México.

La presentación de la aclamada nueva placa del grupo de Oxford concluyó a las 19:00 horas, tiempo en el que al menos la mitad de los invitados ya habían salido de las instalaciones del establecimiento.




Bookmark and Share

Leer más...

UNA TRADICIÓN PELIGROSA

Por Mario Alberto Rosas Guillén
Ciudad de México (Aunam). Niños, adultos, viejos y jóvenes se encuentran parados en ambas aceras de la calle Allende. En medio de la vía atraviesa un mono con un estandarte que dice “Comparsa Nochebuena”. La botarga baila desenfrenadamente al ritmo de la música, mientras detrás de él vienen aproximadamente otras 50 personas. La mayoría de ellos está disfrazado de algún personaje popular, como Bob Esponja o Snoopy.

A sus espaldas se aproxima una banda musical que toca la melodía “La feria de Cepillín”. Todos bailan enérgicamente al son de la canción. Simultáneamente, abren paso a un carro alegórico cubierto con múltiples figuras de colores, como un gallo y una mariposa; en el costado derecho hay un cartel que dice “Karina I”. En la cúspide de la plataforma se encuentra una muchacha morena de aproximadamente 17 años, 1.60 cm de estatura, con pechos prominentes y caderas amplias. Lleva un vestido rosa con blanco y una corona.


Son las 13:00 p.m. del domingo 13 de marzo y el sol ya se encuentra en su máximo esplendor. Sin embargo, eso no es impedimento para que los iztapalapenses celebren “El cierre de carnaval”, tradición que cada año se realiza en el centro de la delegación Iztapalapa y que es el preludio de las festividades de Semana Santa.

Todas las comparsas desfilan a través de las principales calles de la localidad. Su recorrido comienza en 5 de mayo y termina en la explanada principal. A lo largo de todas las vialidades hay centenares de personas arremolinadas para ver a las botargas. Algunos toman fotos y lanzan gritos, mientras otros sólo se limitan a observar.

“Arriba la reina” grita un hombre moreno y delgado que lleva puesto un vestido de mujer. Sus acompañantes aplauden al mismo tiempo que hacen un brindis con cerveza. Un muchacho de aproximadamente 20 años saca una pistola y lanza un disparo hacia el cielo. La gente se altera un poco, pero rápidamente vuelven todo a la normalidad. Al fin y al cabo, ya están acostumbrados a ese tipo de actos en Iztapalapa.

Ya es costumbre

La delegación Iztapalapa se ha caracterizado por ser una de las más pobladas y violentas en la Ciudad de México. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en esta entidad federativa hay un millón 815 786 de habitantes y, al mismo tiempo, es en la que se realizan más actos delictivos, por encima de otras localidades como Iztacalco o Gustavo A. Madero.

“Pues ya estamos acostumbrados a eso. Iztapalapa siempre ha sido así de violenta, pero antes era aún más. Por ejemplo, hace un año hubo un muerto allá en el otro barrio”, dice Mario Domínguez, un hombre nativo del centro de Iztapalapa y que está disfrazado con una botarga de cucaracha.

Una peligrosa combinación


La primera comparsa, llamada “Cerrada de la Paz”, llega a la explanada principal a las 15:00 p.m., algunas personas, mayoritariamente hombres, ya se encuentran en estado de ebriedad. Caguamas, pulque o tequila son algunas de las bebidas que ingieren. En los demás grupos es la misma situación.

El alcohol genera que varias personas tengan peleas verbales o, incluso, a golpes por causas tan banales como un empujón o una mirada: “Esos se agarraron sólo porque uno se quedo mirando a la novia del otro, uno sacó una pistola pero lo calmaron y mejor se fue”, explica una mujer que minutos antes presenció una pelea entre dos hombres alcoholizados.

“Pues es que somos muy pocos policías para un evento tan grande. Además, si les dices algo a los borrachos luego te la hacen de a pedo y te metes en líos. La culpa es de la delegación por mandar poco personal”, dice un policía de identidad anónima que se encontraba cerca de donde un hombre borracho lanzó un disparo al aire.

El final de la celebración, el comienzo de la precaución


En punto de las 6 de la tarde llega la última comparsa a la explanada. Después de allí, cada una se retira a la casa de la reina para comer y finalizar la celebración. Sin embargo, mucha gente continua ingiriendo alcohol y, como consecuencia, hay numerosas disputas ese día: “Acá en el Callejón de la Paz, está muy pesado. Como son puros andadores la policía no entra. Así que cada año hay conflicto y ya casi es tradición que haya algún muerto”, dice Adrian Cedillo, nativo iztapalapense.

A las 8:00 p.m. empieza a transmitirse la noticia entre los vecinos de que en el barrio de Santa Bárbara hubo una balacera y un muerto: “Es lo único que no me gusta del carnaval, que siempre en la noche hay balaceras. Por suerte no fue acá”, dice Andrea Hernández, reina de la comparsa “Los Reyes”, segundos después de que se escucharan algunos balazos. La celebración finalmente ha acabado y cobró, como todos los años, una vida.




Bookmark and Share

Leer más...

DIVERSIÓN CON EXCESOS

Por Mario Alberto Rosas Guillén
Ciudad de México (Aunam). “Pumped up kicks” canción del grupo Foster the people ameniza el lugar. En punto de las 18:00 p.m. el bar “El buen pretexto”, ubicado la calle Sur 20, comienza a abarrotarse de gente. Hombres y mujeres de todo rango de edades se dan cita a este lugar con el objetivo de divertirse, tomar alcohol y bailar.


Mesas negras con sillas de tonalidades grises se encuentran distribuidas alrededor de la pista de baile. Al sentarse, una mesera de tez blanca, cabellos castaños y con los labios rojos, cual carmín, se acerca a preguntar qué te apetece beber. El menú de bebidas va desde cervezas hasta whisky.

“Por fin es viernes, a la goma el trabajo”, dice un hombre con traje azul marino de aproximadamente 30 años. Con él viene una mujer morena de cabellos negros y un hombre de tez blanca. Al igual que ellos, varios grupos de amigos y parejas de novios acuden en búsqueda de distracción.

Luces neón de distintos colores alumbran las paredes y una esfera colocada en el techo refleja muchos destellos. La pista mide aproximadamente 25 metros y tiene un par de reflectores a los costados. Al fondo del lugar está una cantina de barra negra, la cual incesantemente despacha bebidas y botanas a los meseros.

En lo que comienza a llenarse más el establecimiento que se encuentra en la delegación Iztacalco, el DJ pone música con el fin de que los asistentes entren en “ambiente”. Las canciones de salsa y cumbia no puede faltar. Al sonar la melodía “No le pegue a la negra”, una pareja de aproximadamente 40 años, es la primera en bailar. A ella se le unen otras cinco parejas.

Alrededor de las 21:00 p.m. el lugar ya se encuentra totalmente lleno. Los meseros no se logran dar abasto para atender todas las órdenes de las mesas. La canción que armoniza el lugar es “Aunque no sea conmigo” del grupo Café Tacuba. Mientras algunas personas, principalmente hombres, ya muestran signos de estar borrachas, otros bailan y algunos cuantos están en “pleno ligue”.

En la pista, dos hombres comienzan a pelear debido a que cuando bailaban, uno aventó al otro. Los dos ya se ven ligeramente alcoholizados. Después de gritarse algunas palabras altísonantes, comienzan a intercambiar golpes. Rápidamente, los que cuidan el lugar los expulsan.

En punto de las 23:00 p.m. está el “mero ambiente”: “Ya ahorita nos vamos, nada más que pase la batucada. Además tus hijos los está cuidando tu mamá y acá estamos súper bien”, exclama una mujer de aproximadamente 1.60; delgada; tez morena, cual madera; y que lleva un vestido rojo a un muchacha de rasgos similares pero que viste falda negra y blusa morada.

Después de poner piezas musicales como “La Vaca”, “El Venao” y “La Cabra”, hay un cambio drástico de género, ahora suena “40 y 20”. La gente se empieza a retirar del lugar. Algunos con dificultades se mantienen de pie. Así, el lugar se va despejando poco a poco y los meseros, ya cansados, comienzan a ordenar el lugar.

Ahora lo que suenan son canciones románticas y la mayoría de parejas está en un momento “acaramelado”: “Qué padre conocerte acá, no iba a venir pero a la mera hora sí me animé. ¿Qué? ¿me invitas a tu casa?” dice una muchacha de aproximadamente 18 años a un hombre que aparenta tener 40 años.

Al igual que en “El buen pretexto”, en muchos otros bares, antros o discotecas se pueden hallar casos de alcoholismo, violencia, libertinaje y cronofilia; éstos ya se han convertido en ‘el pan de cada día’. Pareciera que las personas les gusta la diversión con excesos.
Bookmark and Share

Leer más...