viernes, 4 de marzo de 2016

ANDRÉS GARAY: EL ARQUITECTO QUE SE CONVIRTIÓ EN FOTOPERIODISTA

Por Yolothzin Jazmín Delgado
México (Aunam). En un pequeño estudio con unas cuantas sillas anaranjadas y un escritorio café, sobre el cual descansa un aparato con una lente, se encontraba Andrés Garay Nieto, con el cabello casi completamente blanco, traía puestos unos anteojos ovalados que no permitían ver el verde de sus ojos, vestía un pantalón de mezclilla azul y una camisa del mismo tono, mientras que de los hombros le colgaba un suéter rojo.

El fotógrafo, profesor y arquitecto pedía a sus alumnas, entre risas y bromas, que se retiraran porque lo entrevistarían para la revista Vogue.

--¿Por qué decidió estudiar arquitectura?

--Porque lo que me gustaba en apariencia era el diseño y proyectar el espacio, eso se me hacía atractivo. Sin embargo, estudiar no te permite ser diseñador, y si no eres muy bueno o no tienes contactos empiezas a chambear para otros.

“Hacía lo que no quería hacer de la arquitectura: dibujar, cuestiones administrativas, irme de residente a la obra, pero nunca proyectar. El que tiene dinero, es decir, el dueño del despacho, es el que puede hacerlo, o también los que son muy buenos; a lo mejor yo ni tenía dinero ni era muy bueno o no hice lo suficiente. Entonces me cansé de ser gato y trabajar para otros sin hacer lo que realmente quería.

“Tenía a la fotografía como hobbie y entonces me jalé para eso, mandé a la goma la otra carrera. Precisamente cuando empecé a estudiar arquitectura fue que comencé a hacer foto y después todo eso me gustó.”

Cada vez que Garay respondía una pregunta sus ojos claros no dejaban de verme fijamente, como cuando conversas entre amigos, sus palabras fluían una tras otra y su actitud despreocupada te incitaba a cuestionar más.

Aprendiz de Nacho López

--¿Qué hay acerca de las clases que tomó con Nacho López?

--Tuve la fortuna de encontrarlo cuando dejé la arquitectura y me urgía ser fotógrafo para vivir. Obviamente vivía de la carrera que ya había estudiado, tenía ya 14 años en la industria de la construcción, pero quería trabajar como fotógrafo, entonces me puse a buscar cursos para subsanar las pocas deficiencias que tenía, las cuales, en realidad, eran muchas: no sabía ni madres de fotografía --dice bromeando.

“Tuve la suerte de caer en manos de Nacho López, Lázaro Blanco y Manuel Álvarez, ellos eran documentalistas, publicistas y artistas, los tres grandes géneros. De los tres aprendí, pero como yo quería ser fotoperiodista, me pegué más con Nacho.

La suerte del terremoto

--¿Cómo fue la experiencia de trabajar en La Jornada durante el terremoto de 1985?

--Me tocó la suerte de que me cayera un terremoto del cielo, que caiga un tsunami o un temblor es como una bendición para uno; por supuesto, mientras no salgas muerto. Son fenómenos naturales tan grandes casi como un regalo. En el terremoto del 85 cubrí todo. Desde el primer temblor hasta uno o dos años después de que siguieron las secuelas.

--¿Considera que lo marcó en su vida?

--No tanto así. Me enseñó algo que no sabía. Estar tan cercano a la muerte, y no por el hecho de estar uno difunto, sino ver a los muertos, olerlos, ver los cuerpos --se queda pensando--. Obviamente nosotros tenemos una diferente concepción de la fotografía, no tenemos a los cuerpos y a las manos salidas de los escombros.

“Tal vez te marca el hecho de que para hacer fotoperiodismo debes ser muy ágil y no debes dejarte apabullar por el evento. Y ahora ve, después de treinta años ahí están las fotografías, no hay más que las que nosotros tomamos.”

La infancia

--¿Puede contarnos una anécdota acerca de su infancia?

Los dedos de Garay se entrelazan los unos con los otros, su miraba esta vez cambia de dirección para fijarla en un muro mientras titubea y piensa qué responder. Por un momento sus ojos comienzan a brillar más, como si la pregunta lo incomodara o como si distintos recuerdos le vinieran a la mente. Sin embargo, sólo contesta:

--Son muchas las anécdotas vividas en mi infancia, no podría contar sobre una en específico.

--Pero su infancia, ¿fue buena?

--Sí, por supuesto que sí.

Errores y aciertos, parte de un mismo paquete

--¿Cuál ha sido la peor y mejor época de su vida?

--La mejor, todas, y la peor, todas; porque la he vivido y ejercido, pero siempre la he cagado --los dedos de sus manos tocan ligeramente la mesa--. Siempre me he equivocado y no he concretado bien las cosas, no he aprovechado bien las oportunidades.

“Pude haber completado más cosas, por ejemplo no me hubiera salido de La Jornada y me hubiera quedado diez o quince años ahí, no me hubiera salido de Proceso. Entonces, por temperamental, no me hubiera salido de la arquitectura ya que de verdad me gusta y soy bueno en eso.

“Por lo tanto, la peor época de mi vida… pues toda. Porque he cometido equivocaciones y no nada más en la fotografía y con el trabajo, sino con la gente. Ya me voy a morir y apenas estoy entendiendo las cosas.

“Y la mejor, pues eso mismo. Vivirla intensa y plenamente, aunque no tengas un quinto y estés con un pie en la tumba, pues ni modo. Tampoco era mi plan de vida. Pero pues error y acierto vienen juntos. No considero haber tenido la mejor o la peor época en mi vida, toda ha sido buena y toda ha sido mala.”

Estupidez e ignorancia

--¿Qué es lo que le molesta a Andrés Garay?

--La pendejez humana, la estupidez, la política, el gobierno, el ser un país rico en todos los aspectos y estar tan jodido como estamos, eso me desespera y me enfada. Me irrita la ignorancia de la gente que sigue votando por el PRI, que entiendo que es la consecuencia de una falta de educación, pero me desespera.

“Me molesta ver que los cambios están siendo muy despacio. Me enfada la desigualdad entre hombres y mujeres, que de dientes pa’ fuera ´sí, sí, qué la mujer esto y aquello´, pero en realidad sigue siendo oprimida. En sí, me enfada la estupidez y la ignorancia.

Fantasías, jaladas de la mente


--¿Tiene algún sueño o fantasía? --duda sobre la pregunta y suelta una pequeña risa que pone nerviosa a cualquiera.

--Creo que como sueño es relativo. Fantasías pues tenemos muchas, son jaladas de la mente. Pero si se me apareciera el mago de la lámpara y me dijera “te concedo tres deseos” le diría: “bueno, va el primero --mientras habla comienza a enumerar sus sueños con los dedos--: quisiera cantar, que pudiera cantar como Pavarotti, pero con mi propio estilo o imitándolo. Poder opacar al mariachi. Segundo: Tener salud y (tres) tener dinero. Casi nada” --entonces deja salir una pequeña risa.

Cuando termina de contestar esta pregunta toma su portafolio negro en el cual, según él, se encuentra un libro, que lee “hasta en el baño”.

El deseo de poder estar entre los diez dedos

--¿Por qué decidió ser maestro?

--Yo no quería ser maestro por nada del mundo. Cuando estaba en arquitectura un amigo mío me decía: ´vamos a dar clases en bachilleres´, yo decía: ´ni loco´. No quería que me tocara un alumno como yo, uno de los que revientan maestros, de los que llevan al máximo uno mala onda. Yo decía: ´imagínate y me toca un estudiante como yo, cruz cruz, yo no quiero ser maestro´.

“Pero me hice profesor por necesidad. Empecé con los de secundaria, seguí con los de prepa y luego con los de universidad. Y no me han tocado estudiantes como yo, me han tocado peores, pero me gustó. Siento que esto de la enseñanza está padre, el hecho de poder motivar a la gente a lograr algo me gusta.

“Yo quisiera ser de los pocos maestros que se recuerdan. Cuando se termina una licenciatura, maestría o doctorado, con los dedos de las manos se puede contar a los buenos maestros que te acuerdas que te enseñaron algo. Si se usan los diez dedos es que fuiste afortunado, pero a lo mejor ni siquiera usas los diez. Yo quisiera ser recordado, quisiera estar entre los diez.”

--Ya por último, ¿Qué es lo que lo hace sentir orgulloso?

--Me siento orgulloso de mis alumnos famosos. Tengo muchos que han pasado por mis clases, sin embargo, no creo que yo los haya formado o sean fotógrafos gracias a mí, pero son mis alumnos, y me da mucho gusto que sean más buenos que yo, que sean reconocidos. Eso me hace sentir orgulloso, que superen al maestro.







Bookmark and Share

Leer más...

EL NEGRO ELIXIR MAÑANERO

Por Jair Avalos López
México (Aunam). En las gélidas mañanas de la Ciudad de México siempre se antoja una bebida caliente para terminar de despertar. En la explanada alta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), está el expendio de café “Ndixkasasen” (compañerismo en Maya), a donde el club de los cafeinómanos llegan por su elixir mañanero.

En ese puesto hecho apenas de dos mesas metálicas, las bardas perimetrales y unos bancos y unas bandejas, Óscar Morales López atiende a los alumnos, maestros y a los invitados de la facultad y les sirve los vasos de café en sus diferentes presentaciones, según los soliciten


El negocio es una cooperativa que nació hace 12 años y pretende, desde su fundación, “ofrecer productos de calidad y buena atención” para quienes se acerquen.

“Ndixkasasen” es una cooperativa donde laboran seis personas; Iris, Yuri, Miguel y dos profesores de la Facultad de Economía; pero Óscar es una especie de líder moral que conduce al grupo, en el cual todos tienen relación con la Universidad.

Las tres cafeteras rojas y las dos percoladoras metálicas son las productoras del líquido y el aroma. La infusión es tan negra como su origen, el oriente del continente africano, específicamente de Etiopía.

Según el diario ABC de Sevilla, en su publicación del 18 de febrero del 2016, “no fue hasta bien entrado el XII cuando comenzó a consumirse de manera habitual en Arabia, y hasta el siglo XV cuando inició su cultivo en Europa. Todo ello, gracias al comercio y al tráfico de peregrinos”.

Y fue por un peregrinaje, que un veracruzano llegó a ese negocio cafetero de “Polacas”, como los alumnos le dicen a la Facultad. Óscar Morales López es originario del municipio de Orizaba, Veracruz, cerca de la zona más pobre de ese estado.

“Migré en 2005 para poder estudiar la universidad. Hice examen en Chapingo para Ingeniero Agroindustrial y quedé seleccionado. Sin embargo, no era la carrera que quería, pero no había recursos para estudiar otra cosa”, mencionó.

Sin concluir su carrera en Chapingo, decidió probar suerte en el examen de admisión de la UNAM para la licenciatura en Arquitectura. Cuando entregaron resultados de este, el orizabeño se vio con una doble responsabilidad académica.

“Me aventé dos carreras al mismo tiempo. La verdad fue muy pesado pero lo logré y no me quejo, me ha ido muy bien. He tenido varios proyectos arquitectónicos en municipios del estado de Veracruz”, relató Óscar.

En la búsqueda de un ingreso para subsidiar los estudios en la UNAM, sin el hospedaje en Chapingo, Óscar llegó para trabajar en esa cafetería improvisada que regala una galleta por cada compra hecha.

En la escuela de Ciencias Políticas y Sociales se consume más de 50 litros por día, pues el servicio no concluye a las ocho y media de la noche y el tiempo fresco que prepondera en la ciudad de México propicia a degustar la robustez de una taza de café.

Asegura Óscar que el negocio ha tenido éxito porque venden “café veracruzano”.

En Veracruz, aunque sea mayo y haga calor, se bebe café a todas horas. Cualquier cafetería funge como salón de fiestas, centro social, despacho gubernamental o sala de prensa.

Los periodistas llegan al café de La Parroquia y piden su lecherito y una bomba con mantequilla.

-Oye Champola, manito, ¿tienes natas? – pregunta el reportero al mesero con apodo de malteada
-Déjeme pregunto, mi jefe – en lo que se vuelve a la puerta de la cocina y grita “¡Herminia que si hay natas!” – Sí, mi jefe, que sí hay.
-No seas cabrón, tráeme una bomba con natas y unos huevitos tirados con micha.

Los veracruzanos, como en “Polacas”, buscan una taza de buen café para poder sentirse vivos, para terminar de despertar por el cúmulo de tareas de la noche anterior o por el mero gusto de acompañar el desayuno de una mañana con una infusión que reanime los sentidos.

En el espíritu humanista y de cooperativismo, en la biblioteca estudiantil “Ernesto ‘Che’ Guevara” del edificio “A” en Ciencias Políticas y Sociales, existe una percoladora que funciona en apoyo para aquel que no tiene los 13 pesos que cuesta un café de “Ndixkasasen”.

Y en esa necesidad por la cafeína, por un trago que apacigüe el frío, las palabras de aquel líder de la revolución cubana nunca tuvieron tanto sentido:

“Compañero, si no hay café para todos, ¡No habrá café para nadie!”.

Foto: Archivo.

Bookmark and Share

Leer más...

martes, 1 de marzo de 2016

MAYAS ÚNICO INVICTO DE LA LFA

  • El equipo blanquiazul volvió a demostrar su poderío ofensivo
Por Gael González
México (Aunam). Los Mayas de la Liga Profesional de Fútbol Americano consiguió su segundo triunfo en fila tras apalear 45 -14 a los Condors en el duelo correspondiente a la segunda semana de esta naciente liga.

En el duelo donde se enfrentaron los ganadores de los primeros dos juegos de la temporada, el equipo prehispánico consiguió quedarse como único invicto del torneo además de demostrar, de nueva cuenta, que tiene a la mejor ofensiva de la liga.

El estadio Jesús ‘Palillo’ Martínez, fue testigo de otra actuación destacable del Quarterback Maya, Marco García, quién sumó cuatro pases de anotación. Su poderío se vio reflejado en las 289 yardas que consiguió el conjunto líder de la LFA.

Los Mayas se colocaron en la parte alta de la tabla tras dos partidos con 79 puntos anotados por 20 en contra. Ante esto, Marco García asumió que los triunfos son resultado del trabajo y del estado físico del equipo. “El compromiso que hemos asumido para esta Liga y el ritmo de juego que estamos adquiriendo han sido fundamentales para que se estén cumpliendo los objetivos hasta ahora".

Bruno Márquez, Mariscal de Campo de los Condors, habló al finalizar el partido sobre la superioridad del rival y de los errores de su conjunto: "Mayas tiene muy buen equipo, nosotros no pudimos correr el balón, no nos salieron las cosas y, en lo personal, tomé malas decisiones en el campo".

Asimismo, ambos Entrenadores en Jefe hablaron de lo sucedido dentro del campo. Ernesto Alfaro, Head Coach del cuadro albiazul comentó: “Este equipo está para ganar, así de simple, sin embargo, si no llegas a una final estos triunfos no sirven de nada, ahora nos enfocaremos en nuestro siguiente compromiso”.

Su contraparte, el Coach de los Condors, Enrique Zapata, manifestó que las distracciones cobraron factura en el desempeño del equipo: “La derrota fue producto de la desconcentración, pero a pesar de eso, me gustó la actitud de los muchachos. Trataremos de evitar las distracciones y nos enfocaremos al fútbol.”, finalizó.

El próximo domingo, en el marco de la tercera fecha, Mayas, líder invicto, y Condors con un partido ganado y uno perdido, enfrentarán a Eagles y a los Raptors respectivamente.



Bookmark and Share

Leer más...

JOSÉ LUIS NÚÑEZ, SCOUT, SCOUTER Y COLECCIONISTA DE PARCHES


Por Armando Montes Ramírez
México (Aunam). José Luis Núñez se prepara para vivir un sábado más como scout, abrocha uno por uno los botones de su camisola roja escarlata de manga larga que cubre una playera negra. Abriga su cuello con una pañoleta de bordes color vino y fondo blanco, la cual representa al grupo 6 Toros de la provincia escultista Benito Juárez.

A un costado de las canchas de fútbol del Parque de los venados, en esa delegación de la Ciudad de México, se encuentra el local del grupo, es su bosque de cada sábado desde hace seis meses. Algunos lo conocen por Insen (acrónimo del ya desaparecido Instituto Nacional de la Senectud), gracias a las canas que se han asentado y comienzan a hacer juego con los restos de cabello negro que ha dejado el transcurso de los años; otros aún lo llaman José Luis, con respeto.

A lo lejos se escuchan siete pitidos, son de la jefa de grupo Ruth Nieblas llamando a lobatos, troperos, caminantes, claneros y scouters a la apertura de actividades. Observa y escucha con atención el discurso de Ruth, entre miradas perdidas ve a sus claneros; espera al cierre de filas y grita acompañado de su clan: Eques hospitalaris, Fides honoris, ¡ForHamDeVerHum!

Tras su paso como consejo rover y jefe de grupo del 320 --ubicado en el parque Río de Janeiro--, comisionado de Operaciones, comisionado de Distrito y presidente de la Provincia Cuauhtémoc, una de las más importantes de la Ciudad de México: llega al grupo 6 Toros de Benito Juárez para escribir un nuevo episodio de su libro scout.

Un scout en miércoles

Era miércoles por la tarde, el reloj marcaba las 15 horas, a unas cuantas cuadras de la estación Durango del MetroBus, en la calle de Tabasco, en la colonia Roma, resalta una vieja casa a la cual los años aún no le pasan la factura, quizá por el color mamey que sobresale de las demás casas o por las puertas de madera que siguen de pie, a pesar de sus más de 50 años de construcción.

Toqué una vez la puerta con temor de que se cayera, no recibí ninguna respuesta; dejé pasar un tiempo y volví a intentar, pasaron los segundos y se escuchó, desde dentro, un ligero eco de una voz aguda: “¿Quién?” Respondo: “Soy yo, Armando, Ranchito”.

Abrió la puerta, lucía una camisa roja fajada en un pantalón azul marino, sostenido de un cinturón scout conmemorativo del grupo 320 y unos zapatos derby color negro. Aunque fuera mitad de semana no podía hacer a un costado su pasión por los scouts.

Con cada uno de nuestros pasos, los 18 escalones que anteceden a su comedor crujían como si se fuesen a romper por el esfuerzo de soportar ambos cuerpos. Una sala desordenada, como resultado de su regreso del Encuentro de Expresión y Arte Scout, efectuado en Aguascalientes, sería testigo de una plática entre scouter y su clanero en función de entrevistador.

En la pared blanca, enfrente del comedor, cuelgan tres reconocimientos scout de su hijo y en el pilar contrapuesto una foto de su bisabuelo con Robert Baden-Powell --mejor conocido como BP, fundador del movimiento scout en Inglaterra.

José Luis es parte de la tercera generación de una tradición familiar. Su padre fundó el Grupo 20 y su abuelo sería el primer presidente y jefe scout nacional oficial. Actualmente espera que la quinta generación de la familia Núñez Prida siga con la tradición como lo hubieran querido su padre y su bisabuelo.

De entrada me muestra una de sus nuevas adquisiciones, un banderín triangular verde con borde negro y la figura de un lobo negro perfectamente cocido a mano. Lo único que sabe es que fue el banderín de la Patrulla Lobos, aproximadamente de 1950.

Lo deja sobre la mesa y animado me enseña una línea del tiempo de los scouts, desde su fundación hasta 2007, material que va a ser utilizado en un curso de inducción orientado a dirigentes de sección.

Sin más preámbulos lanzo la primera pregunta.

--Hijo de tigre…


--Mi padre, junto con mi abuelo, nos lleva a mi hermano y a mí al parque México, encontramos a un gran número de niños haciendo actividades, era el Grupo 24, fue nuestro primer grupo. Debido a la inmensa cantidad de muchachos. Yo, junto con otro sector de troperos tuvimos que fundar, en el mismo parque, el Grupo 20 en el cual, posteriormente, mi padre Jorge Núñez ocuparía el cargo de jefe de grupo.

“Pasó el tiempo y concluí mi etapa como scout, eran los años cumbre de mi vida, tenía 20 años, trabajaba para el gobierno, tenía coche propio. En ese mismo parque conocí a Yolanda Arreola (su esposa); llega un momento en tu vida en el que tienes que decidir si sigues en el movimiento o lo dejas, en ese tiempo decidí dejarlo y durante los 10 años de mi retiro tuve a mi único hijo, José Luis Núñez Arreola.

“Mi hijo creció y pensaba en seguir con la tradición familiar, así que cuando ya tenía la edad para integrarse a un grupo scout, fuimos al parque México para buscar al Grupo 24, pero al parecer se habían ido de excursión. De regreso a la casa de mis padres, por la colonia Roma, encontramos al grupo 320 en el parque Río de Janeiro, opté por inscribirlo y tres meses después me invitaron a participar en el grupo.

Como dice el dicho: ´Hijo de tigre, pintito´. Pepe, como su padre, concluyó su etapa como scout, muestra de esto son los tres reconocimientos colgados en su pared, de los cuales dos son insignias terminales. “Espero que mi nieto, en un futuro, sea la quinta generación Núñez-Prida en integrarse al movimiento”, dijo con deseo de tener un heredero de su colección de parches.

Siempre listo para servir

La promesa scout es un compromiso personal que se asume libre y voluntariamente, se simboliza por medio de una pañoleta al cuello y, dependiendo del grupo en el que se milite, va a tener colores y significado diferentes.

“Salvador Chava Padilla --quien entonces sería su scouter-- no era muy emotivo para entregar pañoletas, hice mi promesa como todo scout, sin embargo creo que la ceremonia más emotiva que debe de tener un scout es la investidura rover”, dijo mientras volteaba a ver su camisola roja recargada en una mesita a un costado mío, con los parches que lo distinguen como rover.

“Por obvias razones no te puedo contar --puesto que yo como scout todavía no he recibido la investidura y ésta tiene que ser una sorpresa…

Suena su teléfono, es Yolanda, platican un momento, parece ser algo importante, recarga su cara en su mano y se despide recordándole que está con Ranchito.

“…Lo único que te puedo decir es que fue demasiado emotiva, un evento de sentimientos encontrados, porque dentro de esta mística converge una dialéctica de dos compromisos: el familiar y el consigo mismo. La faceta familiar es la que más te marca, porque empiezas a recordar parte de tu infancia, de tu juventud, los momentos felices para que de esta forma puedas hacer un compromiso más solemne, por eso es que se te pide un proyecto de vida, porque los compromisos son contigo mismo, no con la sociedad, sino contigo, ¿tú qué quieres hacer?

“Ahora si quieres saber momentos memorables como scouter o padre dentro del movimiento te puedo asegurar, ya te tocará a ti vivirlos, que cuando le entregan una insignia terminal (de la manada) a tu hijo como El Lobo Rampante te llena de satisfacción y alegría; si no me crees, pregúntale a tu madre cuando te entregaron tu Lobo Rampante. Así como Luisa te está friegue y friegue, en su momento le tocó a Pepe para obtenerlos.

“Al igual, cuando tú dejas huella en uno de los muchachos, cuando sabes que has dejado algo que les sea útil, cuando los ves avanzar, crecer, son los momentos que uno como scouter recuerda mucho.”

Colección de parches valuada en 20 mil dólares


Muestra de su trayectoria notable dentro del movimiento, José Luis Núñez es reconocido por su colección de más de 10 mil parches, la gran parte de eventos nacionales. Se llega a decir, que su colección tiene un valor de más de 20 mil dólares.

“Si nos vamos con la definición o los sinónimos de coleccionar sería juntar, agrupar, atesorar objetos con cierta relación. A mí me gusta coleccionar monedas conmemorativas, parches scout, coches a escala; gran parte de mi colección es de origen mexicano aunque también hay material extranjero, por ejemplo gran parte de los parches scout son de otros países.

“El detonante, tal cual, fue cuando mi hermano Ricardo y yo decidimos juntar en un bote parches de cuando fuimos troperos, insignias de participaciones, eventos nacionales. Cuando se muere mi bisabuelo la colección de insignias pasan a formar parte de mi papá. Posteriormente y por azares del destino soy el único de la familia que sigue en el movimiento, entonces mis tías comienzan a regalarme objetos que encontraban en la casa de mi abuelo” --comentó con gran entusiasmo, como si fuera la primera vez que tuviera contacto con un parche.

Es experto en el tema, le gusta que le pregunten por eso. Entre los coleccionadores tienen un lema: “con paciencia todo llega”, sin embargo predica la frase para todos los ámbitos; como en este caso, que explicó de la manera más detallada lo que hay alrededor de este mundo.

“Entre los objetos que me regalan se encuentra un parche del Jamboree --reunión scout mundial-- de Holanda y dos del Jamboree de Washington. Posteriormente en una reunión scout en México, llegan varios coleccionistas a preguntarme sobre los parches, porque no creían que fuera posible que los tuviera en mis manos. Entonces comienzo a involucrarme en las colecciones scout, en ese momento Chava Padilla, quien era mi jefe de tropa, comienza a asesorarme, a decirme que no cambie parches así porque sí, a distinguir un parche original de uno falso, uno bueno de uno malo.

“Comprar un parche debe tener todo un ritual, uno como coleccionador se tiene que fijar en varios puntos, principalmente si es falso o no, aquí puedes encontrar diversos factores como los diferentes tonos de colores, si el material concuerda con el año, que cumpla los estándares para considerarlo en buena condición, etc.”.

Se levanta, va hacia una mesa de estar y una mochila pequeña azul, con el escudo del 320, comienza a sacar bolsas de tortillinas llenas de parches para demostrar y enseñar parte de su colección.

“Por ejemplo, los primeros parches que se conocen en México son de carnaza, después son de cuero, luego de vinipiel y se hacen serigrafiados y después cambian a tela serigrafiada, entonces tienes que ubicarte en el espacio y en el tiempo para darte cuenta si son falsos o no.

“Cuando empiezan a ser serigrafiados se volvieron más fáciles de falsificar, pero también tiene su chiste, en este caso hasta el momento que no tienes uno falso y otro original es donde comienzas a darte cuenta. Con el paso del tiempo la vinipiel empieza a desgastarse y a su vez la tinta empieza a correrse, entonces también tienes que aprender a cómo conservarlos.

“El parche más caro que conozco y que he tenido es del Jamboree de Dinamarca de 1924, está foliado, sólo se reprodujeron cinco mil piezas, la última se la entregó a Baden Powell, y las demás insignias que se quedaron, las cortaron y las quemaron.

}“Es difícil que un parche de 91 años se preserve y más cuando este parche fue hecho en seda virgen, un material biodegradable que lo hace más vulnerable, la segunda cualidad es que ese parche fue pintado con una pintura a base de cobre; el cobre sobre la seda es un material corrosible. El tercer factor es que pasa por la Segunda Guerra Mundial y muchos de ellos fueron guardados o se perdieron.

“En la actualidad se cree que existen 100 piezas alrededor del mundo y se tienen conocidos 43. Aparte existe un pacto entre las personas que tienen este parche, si lo venden, lo heredan o cambien, lo notifican para saber dónde está y quién es el nuevo dueño. El que yo tenía está encapsulado para poderlo preservar y tiene un grado de conservación de un 8 (casi perfectamente conservado), con un valor aproximadamente de 75 mil dólares.”, contesta como si la cantidad de dinero no fuera sorprendente.

Un scout sin camisola


José Luis Núñez estudió Ciencias Políticas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, aunque sólo es egresado, no duda que pueda titularse, ya que sólo le hace falta acreditar la lengua extranjera.

Es un empresario que se dedica a la comercialización de productos industriales de hule, a la instalación, servicio y asesoría técnica. Sus principales clientes son las empresas Coca-Cola, Del Valle y Santa Clara.

Asimismo, un amante de los perros, los cuales ya comenzaban a rascar la puerta de la habitación en la que estaban encerrados. Pepe y Alondra son sus dos amores, ambos avalados por la Federación Mexicana del American Pit Bull Terrier, en la cual han ganado concursos.

Habla de sí mismo en tercera persona y se define: “José Luis es un líder, emprendedor, una persona tolerante, pero a la vez intolerante a las injusticias; hubo un tiempo en el que trabajé para el gobierno y tuve que salirme por no aprender a callarme, no me gusta andar besando zapatos para ganar más dinero, no aprendí a doblar las manitas. Soy noble, paciente”.

Pepe y Alondra comienzan a rascar con mayor fuerza la puerta y los ladridos se hacen más constantes.

--¿Qué sigue para José Luis Núñez tanto en su vida personal como en la vida scout?

--Es una pregunta difícil, por lo general tengo la idea de que los ciclos deben de ser de tres años, puesto que es el tiempo adecuado para dejar huella y transmitir todos tus conocimientos a los muchachos, en el caso del clan. Se comenta que posiblemente regrese a la provincia (scout) Cuauhtémoc o me vuelva presidente de la provincia Benito Juárez, sin embargo no hay algo definido, mi objetivo es entrar al consejo de viejo rovers por el momento --dijo como introducción a la respuesta.

“En cuanto a mi vida personal, existe la posibilidad de irme a vivir a Tijuana, sin embargo es algo que pienso constantemente, porque el contacto con mis clientes, siento que fallaría, porque no hay una interacción personal. Y es de hecho algo que me gusta tanto de mi vida personal como de los scouts, es la interacción que se tiene con los demás y muchas veces se pierde con las nuevas tecnologías”, concluyó, de cierta manera buscando un pretexto que lo obligue a quedarse en la ciudad.

Agradecí la entrevista y me despedí con un apretón de manos; me acompañó hasta la puerta y nos volvimos a despedir. Al cruzar la primera cuadra volteé y a lo lejos vi un cuerpo robusto caminando a la par de Alondra, yendo hacia la cuesta del sol, como si el bosque lo estuviese invitando a explorarlo, como si la ciudad lo convenciera de quedarse.





Bookmark and Share

Leer más...